El santo Fulk

El primer Santo Fulk (había tres) era un peregrino que se beatificó para su ayuda desinteresada de víctimas de la plaga aun cuando esto era un riesgo para sí. Viajaba a Roma cuando se paró en Santopadre o Castrofuli, en Italia del sur, para ayudar a molestar a víctimas. Murió de la plaga, y se beatificó y se adoptó como el patrón de Castrofuli. Su culto se aprobó en 1572, y su fiesta es el 22 de mayo.



Buscar